809597045

(EconoJournal, 22/11) El grupo italiano Enel, controlado por el estado italiano, anunció que se retira de la distribuidora Edesur, una de las dos mayores distribuidoras eléctricas de la Argentina, así como también de todos los activos del parque de generación, compuesto por centrales térmicas y empresas hidroeléctricas. La compañía anunció el lanzamiento del plan “Estrategia Enel 2023-2025”, donde planea vender activos por € 21.000 millones y, durante el mismo período, realizará inversiones por € 37.000 millones. “En Latinoamérica, el grupo espera salir de Perú y la Argentina”, señala el comunicado de Enel de este martes desde su casa matriz en Roma. También saldrá del negocio del gas en España.
Si bien el grupo no precisó más detalles, el comunicado indica que la mayoría de la venta de los activos se realizará “a fines de 2023”. Si bien es muy reciente para conocer interesados, en noviembre del año pasado el grupo argentino Enercana, del empresario local Osvaldo Sortino, había iniciado conversaciones con directivos de Enel en Italia para comprarle el paquete accionario mayoritario de la distribuidora. Seis meses antes (en junio de 2021), el grupo Vila – Manzano – Filiberti se había quedado con Edenor, la otra gran distribuidora eléctrica del país.
La decisión de salir de algunos países, como la Argentina, es para reducir sus niveles de deuda y para una “mayor racionalización de su estructura”. Tiene que ver con “negocios y geografías que ya no están alineadas con su estrategia”, aseguró Enel. La definición del grupo es “salir de las actividades intensivas en carbono” y planea “aprovechar el entorno actual del mercado para iniciar la salida de los activos de gas”.