809597045

(EconoJournal) La deuda de las distribuidoras eléctricas con Cammesa trepa a 77.861 millones de pesos (1165 MUS$), un 89 por ciento más que la registrada a comienzos de este mismo año, hace apenas tres meses, según cifras oficiales a las que accedió EconoJournal. El pasivo se disparó luego de que Edenor y Edesur se sumaran recientemente al listado de firmas morosas. La empresa de Pampa Energía debe 6800 millones de pesos (102 MUS$) y los italianos de Enel otros 6300 millones (94 MUS$).
La incorporación al listado de las dos distribuidoras del Área Metropolitana de Buenos Aires está haciendo crujir al sistema eléctrico, pues, a diferencia de la etapa previa del kirchnerismo, ahora no hay fondos suficientes en el Tesoro para solventar crecientes subsidios.
La cobrabilidad de Cammesa en octubre del año pasado alcanzó un pico del 96% porque la inmensa mayoría de las distribuidoras eléctricas venían cumpliendo regularmente con el pago de la energía. Sin embargo, de la mano del congelamiento tarifario ese porcentaje comenzó a deteriorarse de manera acelerada y el mes de marzo tocó un piso del 60%, cifra que no se registraba desde comienzos de 2016.
En el sector dan por hecho que ese porcentaje seguirá cayendo porque durante la cuarentena dispuesta para intentar frenar el coronavirus la recaudación de las compañías se derrumbó estrepitosamente.
Al mismo tiempo el gobierno dictó el decreto 311 que prohibió el corte de servicio por falta de pago. Ese decreto contempla solo a aquellos afectados directamente por la crisis, pero su reglamentación se demoró hasta el sábado pasado y aún no se terminó de definir con precisión quienes están incluidos.