809597045

(EcoJournal, 12/01/2023) El ENRE autorizó una suba del 150% en las tarifas de transporte de electricidad para que las empresas del sector recuperen el nivel de inversión en la red de líneas de alta tensión, que se desplomó en los últimos años como consecuencia del congelamiento de tarifas. Sin fondos para costear el mantenimiento de la red, Transener tuvo de dejar de invertir unos US$ 75 millones entre 2020 y 2022. Con esta decisión, el gobierno apunta a reducir el riesgo de sufrir fallas operativas en las líneas.

El gobierno autorizó los últimos días de diciembre un aumento de 150% en las tarifas de transporte de electricidad para que las empresas del sector —lideradas a nivel nacional por Transener— inviertan en el mantenimiento de la red y de ese modo reducir la posibilidad de que se produzca una falla del sistema. El impacto en la factura final que abona el usuario será del 2,9 por ciento, que representarán menos de 40 pesos por mes en la factura final que pagan los hogares.

La falta de inversión para ampliar las líneas de transmisión de alta tensión es el principal cuello de botella que enfrenta el sector eléctrico de cara a promover el crecimiento tanto de fuentes de generación renovable como de nuevas centrales térmicas a gas natural. La mayoría de los nodos está saturado y no cuenta con capacidad para transportar más generación.