809597045

(Revista Electricidad) El dinamismo en torno a la movilidad eléctrica trae aparejada la posibilidad de nuevos problemas de defectos o desempeño, costos de reparación más caros, nuevas amenazas de incendio y riesgos cibernéticos.
En todo el mundo, se espera que la adquisición de vehículos eléctricos se acelere de acuerdo con la demanda de los consumidores y las políticas gubernamentales para combatir los cambios climáticos. El futuro de la movilidad es claramente eléctrico, pero la transición conducirá a un cambio fundamental en el riesgo para los fabricantes, proveedores y aseguradores y tendrá un impacto significativo en el seguro automotor de responsabilidad civil, según un nuevo reporte de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS).
Daphne Ricken, especialista en seguros de responsabilidad civil de AGCS, manifestó que la industria automotriz tendrá que responder a muchos riesgos emergentes para realizar la transición a los vehículos eléctricos. “El crecimiento en las ventas de autos eléctricos en el mundo trae la posibilidad de nuevos problemas de defectos o desempeño; costos de reparación más caros; nuevas amenazas de incendio y riesgos cibernéticos; e incluso problemas de reputación en torno al suministro y la eliminación sostenible de componentes esenciales y materias primas para baterías”, aseguró.