809597045

(Revista Electricidad, 13/02) Desde el inicio de la emergencia, la empresa ha efectuado reparaciones a líneas de media y baja tensión, postes y equipos dañados a causa de los siniestros en las regiones de Ñuble y Biobío.
Lentamente, los incendios están siendo controlados y el avance de las llamas parece amainar. Sin embargo, la emergencia ha dejado una larga estela de destrucción y ceniza que a su paso ha afectado también a instalaciones de generación, transmisión y distribución eléctrica en las regiones de Ñuble y Biobío.
CGE, empresa que opera líneas de transmisión y distribución en dichas zonas, se ha concentrado desde el inicio de la emergencia en efectuar reparaciones a tendidos eléctricos, postes y equipos dañados en ambas regiones, donde comparte zona de concesión con otras empresas.
“A la fecha, los trabajos han implicado reparar o reconstruir más de 33 mil metros de líneas de media y baja tensión afectadas en las zonas donde se han desarrollado los incendios forestales. Asimismo, 90 postes y 9 transformadores -o subestaciones de distribución- se han visto afectados o destruidos, los que han debido ser reemplazados por las brigadas de la compañía que han estado permanentemente en terreno”, informó la compañía.