809597045

(Revista Electricidad) (La Tercera-Pulso) A mediados de septiembre, el Ministerio de Energía ingresó una de las tres iniciativas que reformarán el segmento de distribución eléctrica.
El proyecto cambia el actual esquema, donde el usuario está obligado a comprar energía al distribuidor eléctrico de su zona, e introduce la figura de la empresa comercializadora que comprará energía a distintos proveedores. Entonces, el cliente podrá optar entre distintos oferentes, a diferencia de lo que ocurre hoy. Así, todos los clientes, independiente de su tamaño, podrán escoger libremente a su proveedor de electricidad. Se espera que la introducción de esta figura beneficie a los clientes con mejores productos y servicios, pues al crear competencia espera que los clientes finales accedan a mejores precios. Por último, habrá más innovación y eficiencia con el comercializador.
Las expectativas de menores precios
Tres son las mejoras que se buscan con toda esta reforma: ofertas de tarifa más competitiva, mejor calidad de servicio eléctrico y un suministro acorde a las necesidades de cada cliente.
Así, los usuarios podrán elegir a su suministrador, pues actualmente los clientes inferiores a 500 kW no pueden optar a un suministrado libre. Además, existirán las herramientas para elección efectiva: tarifa regulada como referencia, que permite proteger usuarios, plataforma del gestor para comparar ofertas y licencias para comercialización (estándares mínimos exigibles).