809597045

(El Periódico de la Energía) España ha abandonado por primera vez en 2020 la última posición del Barómetro de la Electromovilidad elaborado por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), con un aumento de 2,5 puntos que le permite alcanzar una valoración de 14,9 puntos sobre 100 en el indicador global del tercer trimestre, que valora la penetración del vehículo electrificado y la instalación de infraestructura de recarga.
De esta manera, se coloca por delante de otros países como Hungría, Italia o República Checa, lo que refleja un «leve pero progresivo» crecimiento. Sin embargo, la penetración de la electromovilidad en España aún está muy lejos de la media europea, que alcanza una valoración de 29,6 puntos sobre 100 y que crece más de cinco puntos en este último trimestre.