809597045

(Cinco Días) Iberdrola lanzó ayer su plan estratégico para el periodo 2020-2025 que incluye inversiones históricas de 75.000 millones de euros. Con ello, la compañía pretende “adelantarse y aprovechar las oportunidades de la revolución energética que afrontan las principales economías del mundo”, según indicó en un hecho relevante a la CNMV.
El 90% de dichas inversiones, 68.000 millones de euros, será para crecimiento orgánico e irán dirigidas a consolidar un modelo de negocio “basado en más energías renovables, más redes, más almacenamiento y más soluciones inteligentes para sus clientes”. El resto, 7.000 millones, corresponden a la adquisición recientemente anunciada de la energética americana PNM Resources. Este ritmo supondrá una inversión media de 10.000 millones de euros al año, entre 2020 y 2022, y de 13.000 millones en el periodo de 2023 y 2025.
El grupo prevé obtener un ebitda de 15.000 millones de euros en 2025, lo que supone incrementar en 5.000 millones de euros el obtenido en 2019, con un crecimiento medio anual acumulado del 7%. El beneficio neto, por su parte, se elevaría a 5.000 millones de euros, tras crecer anualmente entre un 6% y un 7%.