809597045

(El Periódico de la Energía) Los efectos de la COVID-19 sobre el sector de la energía fotovoltaica y la ausencia de subastas provocará una caída estimada de la potencia instalada a final de año hasta el entorno de los 1.500 MW, desde los 4.200 MW de 2019, según las previsiones de la Unión Española del sector (UNEF).
El director general de este organismo, José Donoso, ha explicado durante la presentación del informe anual de 2019 que el sector va a tener menos megawatios este año porque no se han celebrado subastas.
En ese sentido ha recordado que en 2019, de los 4.200 MW instalados en España, unos 3.800 provinieron de las mencionadas subastas.
«Este año hemos igualado ya los proyectos que se hicieron en 2019 sin subastas, lo que es un buen resultado, lo que no podemos esperar en adelante es que, al margen de la pandemia, unos 4.000 MW vayan al mercado», ha añadido Donoso.