809597045

(El Periódico de la Energía) El Plan de Recuperación del Gobierno de Pedro Sánchez ha sacado a la luz los planes de la nueva fiscalidad verde o ambiental que se prepara de cara al futuro. Una subida de impuestos que de llevarse a cabo afectará a una amplia mayoría de españoles ya que van directamente contra el uso del automóvil de combustión en pro de una movilidad más sostenible.
Así, se espera que para los próximos años se lleven a cabo actuaciones como crear un pago por uso de la red viaria de carreteras, es decir, establecer peaje no solo en autovías y autopistas, sino en todas las carreteras. Esta medida se podría llevar a cabo a partir de 2023 y 2024, según haya avanzado la recuperación económica.
Sin duda, es la medida que más revuelo ha causado por lo inesperada que era y porque su impacto es directamente contra el bolsillo de todos, incluidas las clases más desfavorecidas. Es por ello, que no ha tardado el Gobierno en tratar de reconducir la situación ante la avalancha de críticas que ha recibido.
La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha asegurado que la posible implantación de peajes en las autovías españolas no tendrá lugar hasta «no tener asentada la recuperación» económica en España, señalando además que se tendrá en cuenta el «dar las respuestas adecuadas» para aquellos sectores afectados que necesiten «algún tipo de matiz».