809597045

(El Periódico de la Energía) Ya tenemos Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Bueno, para eso, realmente habrá que esperar unos meses para que acuerden el texto final en el Congreso de los Diputados. Pero está, que es lo importante. España abandera la lucha contra el cambio climático en Europa, y también se podría decir que en el mundo. No son muchos países los que tienen una ley como ésta. Y para ello, ha tenido que venir Teresa Ribera. No lo digo por hacer la pelota ya que no soy muy del agrado de este Gobierno (cero entrevistas), sino más bien que su presencia como ministra del ramo ha ayudado bastante a que se dé esta carambola. Sin un perfil como el de Ribera, dudo mucho que una Ley de esta índole se produjera en España. Se ha tenido que producir una especie de chiripa. Por un lado, que la ciudadanía se conciencie sobre el cambio climático y demande acciones para luchar contra el calentamiento global. Por otro, que esté a los mandos alguien que crea en ello y esté muy convencida y que tenga el conocimiento suficiente para tratar de convencer al agnóstico. Y Ribera lo tiene. Por eso ha salido esta Ley de Cambio Climático. Sin otro socialista a los mandos de Transición Ecológica no creo que se hubiera dado un paso como el que está a punto de dar España. Tampoco creo que otra persona hubiera podido convencer a Pedro Sánchez de ello.