809597045

(El Periódico de la Energía, 01/12) La caída del precio del gas y una gran producción eólica han llevado a España a registrar los precios más baratos del Viejo Continente
El mecanismo ibérico del tope al gas parece funcionar. Sólo hay que echar un poco la vista atrás para ver que España tiene el precio de la electricidad más barato de toda Europa. Y en gran parte es debido a la energía eólica, que ha desplazado a los ciclos combinados y a las buenas temperaturas de las últimas semanas.
Sin prácticamente frío, la demanda eléctrica se ha mantenido más bien baja para estas alturas del año. Eso ha hecho que los vientos de las últimas semanas cubriesen la mitad de ella durante el día y desploma el precio.
Así, el pool eléctrico lleva prácticamente todo noviembre siendo el mercado mayorista de electricidad más barato de todo el Viejo Continente. Salvo algún día a mediados en el que Dinamarca fue más barato, el resto no, España, junto a Portugal han marcado diferencias.