809597045

(El Periódico de la Energía) La potencia instalada acumulada de energía eólica y solar alcanzó a finales de 2019 los 35.192 megavatios (MW), lo que supone 4.700 MW más que a finales de 2018 y representa una tasa de crecimiento del 15%, rompiendo la situación de estancamiento dominante en el sector en los años anteriores, según los datos del Observatorio Sectorial DBK de Informa (filial de Cesce).
A cierre del año pasado se encontraban conectados a la red 1.420 parques eólicos, un 3% más que en el año anterior, que sumaban una potencia total de 25.704 MW. El gran tamaño de algunas de las nuevas instalaciones inauguradas hizo que esta última cifra aumentara un 9,5% respecto a 2018.
Por su parte, la capacidad media de generación de las plantas fotovoltaicas aumentó también sensiblemente en 2019, encontrándose operativas cerca de 61.500 instalaciones con 7.189 MW, un 53%.
La oferta de energía solar termoeléctrica en cambio permanece estable desde 2013, existiendo un total de 51 centrales con una potencia instalada de 2.299 MW.