809597045

(El Periódico de la Energía, 14/12) Los pequeños reactores modulares son clave para acelerar el proceso de descarbonización, según el Instituto de Ingeniería de España
La crisis energética global amenaza con provocar problemas de suministro en algunos de los mercados, y más ahora con el comienzo del invierno, lo que ha llevado al Gobierno a tomar numerosas medidas, para hacer frente a la subida de la energía. Expertos en el sector señalan la energía nuclear como una posible solución, que aporta una alternativa limpia y sin problemas geoestratégicos para la adquisición de combustible. Rebajaría además la factura eléctrica de todos los ciudadanos.
España es el único país del marco europeo que mantiene un calendario de clausura de plantas nucleares antes de 2035, pero no existe ningún motivo técnico, económico o de seguridad que aporte señales que lleven a su rechazo. Así lo destaca Yolanda Moratilla, presidenta del Comité de Energía del Instituto de Ingeniería de España. “Deberíamos seguir la senda europea de aceptación de la neutralidad tecnológica, escogiendo lo mejor para el país. Es decir, la combinación de energías renovables con nuclear, que tal y como apuntó recientemente la taxonomía europea, se trata de una energía verde”, explica.
La energía nuclear garantiza la descarbonización del mix energético, pero lo hace, además, de forma económicamente sostenible y garantizando el suministro energético. A su vez, es la tecnología energética que permite la mayor penetración de renovables en el mix sin comprometer la red eléctrica nacional, como destacan en el IIE.